31 de marzo de 2013

EN PLENO SIGLO XXI LAS MUJERES SIGUEN SIENDO TRATADAS COMO HACE MÁS DE 2000 MIL AÑOS


Por: Ivonne Acuña Murillo

En los últimos dos siglos la humanidad ha logrado un avance sin precedentes en su historia. Estos logros tienen su mayor expresión en la tecnología y su imparable desarrollo. En términos de relaciones sociales el avance ha sido menor, aunque no por eso menos importante. Contamos hoy con concepciones más avanzadas de derechos humanos, con el reconocimiento de grupos sociales ignorados antes como las mujeres, l@ ancian@s, l@s niños, l@s gays, l@s ecologistas, etc. Ideas avanzadas en torno a la tolerancia y el respeto a la diferencia, la búsqueda de la igualdad de derechos y la equidad de trato. Sin embargo, no todos los grupos humanos han aceptado estos cambios ya que mantienen vivas tradiciones con por lo menos 2000 mil años de antigüedad, de acuerdo con las cuales existen personas sin derecho a la construcción de una individualidad propia.

En este contexto se da la protesta de Amina, joven tunecina de 19 años que decidió manifestarse en Facebook con el torso desnudo y sobre éste la leyenda "Mi cuerpo es mio y de nadie más", como se muestra en la siguiente foto.




De acuerdo con la tradición musulmana Amina fue declarada culpable de mostrar su cuerpo en público. La reacción de su propia familia no fue diferente ya que considera la acción de Amina como una "ofensa al pudor de la mujer" y al Islam, desaprueba su comportamiento, desconoce a la joven e incluso respalda su sentencia a muerte, según reportó el sitio Algeri-focus.


Amina es integrante del grupo "Femen", un movimiento feminista surgido en Ucrania en 2008 que realiza sus protestas en topless para llamar la atención. Sostiene que nunca creyó que su decisión tuviera tanta trascendencia, pues sólo quería llamar la atención sobre los derechos de las mujeres.

Desde Occidente se puede afirmar que los derechos de Amina sobre su propio cuerpo y la afirmación de su individualidad han sido violentados. No lo consideran así quienes desde la tradición pretenden defender un esquema de valores que coloca a las mujeres en un papel subordinado y que reconoce en la comunidad un bien mayor. Sin embargo, desde el punto de vista de la teoría feminista, del feminismo como movimiento y desde su esfuerzo continuo por mejorar las condiciones de vida de las mujeres en todo el mundo, así como el reconocimiento pleno de sus derechos, es imposible aceptar que aún haya pueblos que sometan a las mujeres a los designios masculinos, pero sobre todo que castiguen en ellas el deseo de libertad y autodeterminación.

Desde esta postura, la pena impuesta a Amina es una abominación que no puede ser aceptada, en pleno siglo XXI, por personas, grupos o naciones que reconocen el derecho de las mujeres a tener derechos, comenzando por el derecho al propio cuerpo.

Desde este blog se lanza una enérgica protesta en contra de estos aberrantes hechos y de todos aquellos en los cuales las mujeres son sometidas a tratos crueles e inhumanos. Aquí sólo unos ejemplos:

Una niña de 15 años fue sentenciada en las Islas Maldivas a 100 latigazos por mantener relaciones sexuales prematrimoniales tras ser violada por su padrastro, informó una fuente gubernamental. La pequeña fue acusada el pasado mes de junio después de que su padrastro fuera imputado por la policía de violar a la niña y matar a un bebé que había tenido con ella, y que apareció enterrado en su casa en la isla de Feydhoo en el norte del país insular. La niña fue recluida en un centro de detención para menores y cuando cumpla los 18 años se le darán los 100 latigazos.


Condenan a mujer después de ser violada por un grupo de hombres. Un tribunal de Arabia Saudí condenó a seis meses de cárcel y 200 latigazos a una mujer violada por un grupo de hombres por haber hablado en público de su caso y sus esfuerzos para pedir justicia, según denunció la organización Human Rights Watch (HRW).

Actriz condenada a 90 latigazos por actuar en filme crítico de Irán



MALALA YOUSUFZAI, NIÑA QUE DEFIENDE CON LA VIDA SU DERECHO A ESTUDIAR

Por: Ivonne Acuña Murillo




Millones de mujeres en el mundo se ven privadas de los derechos que a otras les han sido reconocidos en muchos otros países, entre ellos el del a educación. Por siglos se consideró que la única educación que las mujeres necesitaban era aquella que les permitiera desempeñarse al frente de su casa y realizar las labores "propias de su sexo" como la preparación de alimentos, la limpieza de la casa y la ropa, el cuidado de niñ@s, ancian@s y enferm@s, etc. Incluso, un pensador tan connotado como Jean Jaqques Rousseau  (17712-1778) afirmó, en su obra Emilio o De la educación, que las esposas debían aprender a leer y escribir sólo si las actividades de su esposo así lo requirieran.

Poco a poco, las mujeres han ganado ese y otros derechos, sin embargo, en sociedades altamente tradicionales se sigue restringiendo la educación de las mujeres a lo que se considera adecuado a su sexo, es el caso de Pakistán, donde el grupo integrista de los talibanes pretenden imponer a la sociedad una visión conservadora en cuanto al papel de las mujeres y castigan en ellas todo intento por cambiar el status quo.
Sin embargo, a pesar de las prohibiciones y los controles impuestos sobre las mujeres, no todas están dispuestas a dejar pasar sus vidas sumidas en la ignorancia y la exclusión. Un ejemplo es Malala Yousufzai, la niña pakistaní que a los 11 años denunció, a través de un blog, el régimen de terror impuesto por los talibanes en su región natal del Valle del Swat.

A pesar de las amenazas de que fue objeto siguió yendo a la escuela no sin miedo, como ella misma afirma:
 “Fui a la escuela con miedo porque el Talibán había emitido un edicto en el que prohíbe que las niñas vayamos a la escuela. (…) Mis tres amigas se fueron con sus familias a Peshawar, Lahore y Rawalpindi después del edicto. (…) Mientras iba a la escuela escuché a un hombre decir “Te voy a matar’. Apuré el paso y cuando miré hacia atrás el hombre venía detrás de mí. Pero, para mi gran alivio, él estaba hablando por teléfono así que debía estar amenazando a alguna otra persona”.

El acoso por parte de los talibanes se hacia presente en los hogares de las niñas como la misma Malala afirmó en una entrevista ofrecida a CNN en 2011: “Tenía miedo de ser decapitada por el Talibán por mi pasión por la educación”, “Durante su mandato, el Talibán iba a nuestras casas a verificar si estábamos estudiando o viendo la televisión”. Malala dijo que acostumbraba esconder sus libros bajo su cama, temiendo una revisión completa de su casa por el Talibán.

En octubre de 2012, a los 14 años Malala fue atacada y herida de bala en el cuello y la cabeza, afortunadamente sobrevivió al ataque. El grupo talibán autor del atentado justificó sus acciones al afirmar, vía  Ehsanullah Ehsan, uno de sus portavoces, que "Malala Yousufzai es una joven profana 'pro occidental' que ha promovido la cultura de Occidente 'Cualquier mujer que, por el medio que sea, juegue un papel en la guerra contra los muyahidines debe morir' [...]  Estamos totalmente en contra de la educación mixta y de un sistema educativo laico”.




Antes de ser agredida, en el año 2011, Malala fue galardonada en Pakistán con el Premio Nacional de la Paz, actualmente, estudia en Inglaterra. Aquí reprodezco algunas de sus palabras en los días previos a volver a la escuela: “Estoy muy contenta por haber logrado mi sueño de regresar a la  escuela. Quiero que todas las niñas en el mundo tengan esta oportunidad básica. Echo mucho de menos a mis compañeros de Pakistán, pero estoy deseando conocer a mis maestros y hacer nuevos amigos aquí en Birmingham”, declaró al acudir a la Edgbaston High School for Girls. 




Aunque no en todos los casos las mujeres sufren o han sufrido atentados por su deseo de prepararse es un hecho que en el pasado y aún hoy, como se constata aquí, tienen que vencer muchos obstáculos para lograrlo.

Te recomiendo leer mi artículo "Mujeres que estudian", en donde reproduzco testimonios de mujeres casadas y con hijos que no abandonaron su deseo de prepararse.



12 de octubre de 2012

DÍA DE LA NIÑA (11 DE OCTUBRE)

Por: Ivonne Acuña Murillo




Por primera vez -por decisión de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas y con la colaboración de la ONG internacional Plan España, junto con aliados de los Estados y la sociedad civil, así como de la Asociación Mundial de Guias y Guías Scouts con European Parlamentary Forum-, se celebra este 11 de octubre el "Día de la niña", con la intención de visibilizar las terribles condiciones que viven millones de niñas en el mundo, por el sólo hecho de serlo, a lo cual se suman una serie de grados de vulnerabilidad como ser pobre, analfabeta, pertenecer a una "minoría" étnica, religiosa, cultural, etc., y con el objetivo primero de reducir los matrimonios a temprana edad, al que son empujadas las niñas por cuestiones estructurales como la baja escolaridad, violación a sus derechos a elegir, cuestiones de orden cultural en el cual ellas son consideradas como propiedad de la familia y son usadas como mercancía o incluidas en convenios sociales donde su voluntad vale menos que nada. 

Es en este contexto que a partir de esta iniciativa se asume que "Evitar uniones en la infancia protegerá los derechos de las niñas y ayudará a reducir los riesgos de violencia, de los embarazos precoces, las infecciones por VIH y las muertes y discapacidades derivadas de la maternidad, incluyendo la fístula obstétrica*. Cuando las niñas pueden permanecer en la escuela sin desposarse, pueden sentar las bases para una vida mejor y también para sus familias, así como participar en el progreso de sus naciones [...] Las niñas con bajos niveles de escolaridad tienen más probabilidades de casarse a una edad temprana y se ha demostrado que este hecho significa prácticamente el fin de su educación. Por el contrario, las niñas que han recibido una educación secundaria tienen hasta seis veces menos probabilidades de ser esposadas en la infancia, lo que hace de la educación una de las mejores estrategias para protegerlas y combatir este problema." (ONU, http://goo.gl/rfdzc).

Entre los datos que permiten constatar la urgencia que supone la condición de millones de niñas en el mundo, se encuentran:

  • Las niñas se encuentran entre los más pobres del mundo. Cerca de 900 millones de niñas y mujeres viven con menos de un dólar al día en el mundo, y unas, 500 millones de niñas y mujeres jóvenes ven desaprovechado su potencial.
  • Según la agencia EFE, cada tres segundos una niña es obligada a casarse, 75 millones no van al colegio y el 64 por ciento de los casos de VIH-Sida en el mundo se da en jóvenes de entre 15 y 24 años. (http://goo.gl/qRYd1).
  • Existen 70 millones de mujeres que fueron obligadas a contraer matrimonio antes de los 18 años de edad .
  • Los matrimonios niegan a las menores el derecho a la niñez, interrumpen su educación, limitan sus oportunidades, aumentan su riesgo de ser víctimas de violencia y abuso, ponen en riesgo su salud y aún su vida por embarazos tempranos y no deseados, todo esto  constituye un obstáculo para su desarrollo, indicó la Organización de las Naciones Unidas (ONU). (http://goo.gl/qRYd1).
  • En los países en desarrollo, 90 por ciento de los hijos son paridos por adolescentes entre 15 y 19 años de edad, y complicaciones relacionadas con el parto son la causa principal de muerte en menores de este grupo de edad. 

Para lograr el objetivo de reducir los matrimonios infantiles, los gobiernos firmantes en colaboración con la sociedad civil y la comunidad internacional, se comprometen a tomar medidas urgentes para acabar con esta práctica dañina. Entre ellas:  

  • Aumentar por ley la edad mínima de matrimonio a los 18 años y concienciar a la opinión pública sobre el matrimonio en la infancia como una violación de los derechos humanos de las niñas.
  • Mejorar el acceso a una educación primaria y secundaria de buena calidad, asegurando que se eliminen las brechas de género en la educación.
  • Movilizar a las niñas, niños, padres, líderes y activistas para cambiar las normas sociales nocivas, promover los derechos de las niñas y crear oportunidades para ellas
  • Apoyar a las niñas que ya están casadas, proporcionándoles educación, servicios de salud sexual y reproductiva, destrezas, oportunidades, medios de vida y la posibilidad de recurrir a la justicia en los casos de violencia en el hogar.
  • Abordar las causas subyacentes del matrimonio en la infancia, incluida la discriminación de género, el valor reducido que se otorga a las niñas, la pobreza, o las justificaciones religiosas y culturales. 

La fístula obstétrica es una lesión causada principalmente por un trabajo de parto prolongado y obstruido, en ausencia de oportuna intervención médica, normalmente una operación cesárea. Durante un trabajo de parto prolongado sin asistencia, la continua presión de la cabeza del niño sobre el hueso pélvico de la madre lacera los tejidos blandos y crea un orificio — o fístula — entre la vagina y la vejiga y/o el recto. Esa presión interrumpe la alimentación sanguínea de los tejidos y causa su necrosis. Posteriormente, los tejidos muertos se desprenden y destruyen así parte de la pared de la vagina, lo cual resulta en una constante descarga de orina y/o materia fecal a través de la vagina.  

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) lo describe como el problema más devastador de toda la discapacidad relacionada con el embarazo y calcula que afecta aproximadamente a entre 50.000 y 100.000 mujeres cada año en todo el mundo. Es especialmente común en el África subsahariana, donde la población tiene dificultad en obtener atención sanitaria de calidad. La Organización mundial de la salud (OMS) estima que por lo menos 8.000 mujeres etíopes tienen nuevas fístulas cada año. "Es algo que sucede cuando la mujer (generalmente joven y pobre) tiene un parto obstruido y, debido a la falta de atención obstétrica de emergencia y de personal capacitado durante el parto, no recibe una cesárea cuando lo necesita. Dicha obstrucción puede deberse a que la pelvis de la mujer sea demasiado pequeña, o a que el bebé no esté en la posición debida, o que tenga la cabeza demasiado grande. Las causas subyacentes del problema son embarazos a edades demasiado jóvenes, la pobreza, la malnutrición y la falta de educación". (http://goo.gl/snUQn)

El testimonio de una niña de 13 años es desgarrador:

"Wobete Falaga, que pertenece a una aldea de la provincia de Gojam, al norte de la región de Amhara, en Etiopía, tenía tan sólo 13 años cuando quedó embarazada. Se había casado a los 11 años, poco antes de su primera menstruación, y su cuerpo pequeño y poco desarrollado no estaba listo para las exigencias del parto. El niño nació después de cinco días agotadores de parto en su hogar, pero estaba muerto.
Como resultado del arduo y prolongado parto, Wobete sufrió desgarros que la dejaron dañada. Tenía un orificio, o fístula entre la vejiga de la orina y la vagina, y otro entre la vagina y el recto, por lo que no podía controlar sus funciones excretoras normales y las heces y la orina le resbalaban continuamente por las piernas. Su marido la rechazó sin contemplaciones y la envió de vuelta a la casa de su familia.
La madre de Wobete la llevó a la clínica de salud del gobierno, en la ciudad principal de la provincia, Bahir Dar, pero las enfermeras le dijeron que no podían tratar a la niña y le aconsejaron llevarla a Addis Ababa, la capital del país, lo más rápidamente posible, porque si seguía sin tratamiento podía morirse de infección y deficiencia renal. La familia vendió una vaca para pagar el viaje de tres días y llegó con Wobete a las puertas del Hospital de Fístulas de Addis Ababa sin un céntimo". Esto ocurrió en el año 2004. (http://goo.gl/snUQn).

Más información en:  http://goo.gl/wcY2H


2 de septiembre de 2012

DÉFICIT DE LEGITIMIDAD: UN PELIGRO PARA MÉXICO

Por: Ivonne Acuña Murillo


Ayer, ante millones de mexicanos y mexicanas, los magistrados del TEPJF no estuvieron a la altura del momento histórico que les tocó vivir toda vez que superpusieron la verdad jurídica a la verdad histórica, bajo el argumento de que la política no podía estar por encima de la justicia y de que las pruebas aportadas por Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento Progresista no permitieron establecer de manera racional una relación entre los hechos denunciados y Enrique Peña Nieto y el partido que encabeza. Más aún, se argumentó que no era posible demostrar que las encuestas, la compra y coacción del voto o la sobreexposición de EPN en los medios de comunicación pudieran de alguna manera haber influido en la intención de voto de la ciudadanía, por lo que a todas luces éstas habrían sido unas elecciones libres y auténticas de tal manera que no era posible sostener la petición de la izquierda partidista para invalidar la elección presidencial aduciendo la violación al Artículo 41 Constitucional.
            La retórica con la que se afirmó que la existencia de las tarjetas de Banca Monex y Soriana, de los audios y videos que muestran la exposición de Peña en los medios pero no la existencia de un contrato donde éste hubiera comprado esos espacios, de las denuncias ciudadanas de compra y coacción del voto, del caso Aquino, no aportaban datos suficientes para hablar de una elección inequitativa, permitió observar el eje central de una estrategia a partir de la cual la argumentación lógica suplió la voluntad de ir al fondo en la búsqueda de la verdad, desalojando la justicia en favor de la política, a pesar de que se sostuvo lo contrario.
            El argumento central fue entonces: “las pruebas no prueban nada” y dado que el que acusa tiene que probar, el Tribunal se dedicó a juzgar esas pruebas sin acudir a otras instancias, como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Hacienda, CONDUCEF, El Banco de México, la FEPADE, etc., que hubieran podido también, de haberlo querido, aportar más datos para soportar lo ya presentado por quien impugnó la elección. De esta manera, el equipo de juzgadores, al restringir su acción, cumplió con su deber legal pero incumplió con su deber moral de tutelar un bien mayor, bajo el pretexto de la falta de pruebas y a contracorriente de toda evidencia fáctica.
            Esta miopía voluntaria pone al país en un grave riesgo de inestabilidad política pues el fallo del Tribunal no hará desaparecer, como por arte de magia, los hechos que prefiguraron una elección inequitativa y la imposición del próximo presidente de la República. No hará desaparecer tampoco la inconformidad de millones de personas que vieron defraudada, por segunda vez en seis años, la esperanza de llevar al poder un proyecto alternativo de nación.
            La presunción de que un candidato arriba a la presidencia de manera ilegítima puede provocar una serie de inconvenientes tanto para quien pretende gobernar, como para los gobernados. En primer lugar, si se considera, siguiendo a Max Weber, que la legitimidad es la probabilidad de obtener obediencia sin necesidad de recurrir a la coacción bajo la amenaza del uso de la fuerza, se puede sostener que los poderes ilegítimamente instituidos suelen enfrentar problemas de gobernabilidad ante la imposibilidad de construir los consensos necesarios para que los miembros de la comunidad política y social acepten su autoridad.
En segundo lugar, la ilegitimidad de origen puede influir en el ánimo del nuevo gobernante de dos maneras: una positiva y otra negativa. La primera puede llevar al sujeto en cuestión a tomar medidas encaminadas a lograr, a partir de un buen desempeño, la legitimidad de ejercicio, cubriendo el déficit de inicio. Por el contrario, puede caer en la tentación de conquistar por las malas lo que no pudo obtener por las buenas, incluso puede llegar al extremo de “suprimir” a sus opositores.
            En 2006 ya tuvimos la experiencia de un presidente que llegó con déficit de legitimidad y su intento por legitimarse declarando la guerra al narco y al crimen organizado nos ha costado ya  más de 60 mil muertos. La pregunta hoy es ¿Qué hará EPN para cubrir su déficit de legitimidad una vez que el TEPJF lo ha declarado presidente electo?

FIN DE SEXENIO, AL ESTILO PRIÍSTA


Por: Tania Rosas


El presidente Felipe Calderón juega un papel similar al de los expresidentes priístas al asumir los costos políticos al final de su administración para “dejarle el camino libre a su sucesor”, consideró la especialista en ciencia política, Ivonne Acuña Murillo.
La académica de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana argumentó que en esta etapa final, Calderón ha asumido costos políticos por la banda de 2.5 GHz y la compra del avión presidencial, por ejemplo, pero las “acciones impopulares” son para beneficiar al próximo Mandatario.
“Es una negociación política. Calderón está haciendo política. Está, en cierta forma, cubriendo su espalda previendo que una vez saliendo de la Presidencia pudieran venir demandas por el número de muertos a raíz de la lucha contra el crimen organizado”.
De cara al VI Informe de Gobierno, Acuña Murillo recordó que el michoacano es el segundo presidente mediático -el primero fue Vicente Fox- y ha tratado de difundir sus logros y dejar una imagen positiva del sexenio, por lo que no hay autocrítica.
“Político que no está en los medios está perdido. Calderón es el segundo presidente mediático, pero sus cápsulas no coinciden con la vida cotidiana”.
Para el especialista en ciencia política e investigador en el ITAM Federico Estévez, este sexenio será recordado, “sin duda”, por “el combate al narcotráfico, con el precio de muertos, capos y resultados globales en producción y trasiego”.
Recordó que una característica de esta gestión fue también la detención de políticos presuntamente vinculados a la delincuencia pero sin pruebas acusatorias que prosperaran. “Su peor problema con el sistema legal no han sido tanto los conflictos con el Poder Judicial sino más bien la politización de la justicia desde la PGR. Ha sido nota”, argumentó.
Consideró que durante estos casi tres meses que le quedan como gobernante, Calderón no tomará medidas extremas como el expresidente José López Portillo, quien en septiembre de 1982, a tres meses de concluir su administración, nacionalizó la banca.
Entre los logros enunciados por ambos especialistas se encuentra la estabilidad económica.


12 de junio de 2012

“SEIS AÑOS DESPUÉS SE REEDITA LA GUERRA SUCIA"


Por: Ivonne Acuña Murillo



A seis años de las elecciones presidenciales de 2006, se reedita la guerra sucia en contra de Andrés Manuel López Obrador. Los mismos métodos, los mismos personajes. Baste recordar que uno de los artífices de la campaña negra fue Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón y que su otro hermano, Diego Zavala, es dueño de la empresa Hildebrando que en el 2006 proporcionó al IFE el software para la elaboración de la versión computarizada de la base de datos del Padrón Electoral y para el conteo de los votos. No hay que olvidar además que Felipe Calderón Hinojosa era, al momento de las elecciones, padrino de bodas de Luis Carlos Ugalde, presidente del IFE. Por su parte, Juan Ignacio acaba de ser nombrado vocero de la campaña de Josefina Vázquez Mota, justo en el momento que la candidata del PAN pasa del exceso de miel en sus discursos a la descalificación y el ataque frontal, incluso su equipo de campaña se atrevió a editar un discurso que AMLO pronunció en su reunión en Tlatelolco con estudiantes de diversas universidades, donde afirma que la armada no es la vía, para hacerlo decir justo lo contrario[1], falseando deliberadamente la verdad. A esto se suman la absurda declaración de Ernesto Cordero, ex candidato a candidato por el PAN, en torno a que el ascenso de López Obrador en la encuesta del Diario Reforma provocó la devaluación del peso mexicano, lo cual ya fue desmentido por diversos economistas, nacionales y extranjeros, que sostienen que dicha afirmación es insostenible; y los ataques del PRI y Enrique Peña Nieto y sus intentos por encontrar argumentos y acusaciones que ensucien la imagen del candidato de las izquierdas y lo coloquen de nuevo como “un peligro para México”.
Los expertos en campañas electorales aconsejan al candidato puntero, cuando su ventaja sobre el segundo lugar es considerable, mantenerse al margen de descalificaciones y ataques y que se concentre en dar a conocer sus propuestas de gobierno. Si éstas son lecciones de libro y si la mayoría de las encuestas le dan a EPN una supuesta ventaja que va de los 14 a los 20 puntos sobre AMLO, cabe preguntarse ¿Qué interés puede tener el puntero, cuya ventaja sería ya inalcanzable, para tomarse la molestia de orquestar una campaña negra en contra de un tan lejano segundo lugar? ¿Por qué de pronto, después de que incluso los “intelectuales” de Tercer Grado, programa estelar de Televisa, reconocieron en López Obrador ciertas “prendas” como su honradez, consistencia política, honestidad, etc. [2], ahora de nuevo vuelve a ser para esta televisora y los grupos políticos y económicos ligados a ella, un peligro ya no para México sino para sus propios intereses?
Por lo menos, habría tres posibles respuestas: 1. El candidato que aventaja en las encuestas y su equipo de campaña se equivocan al perder su tiempo en atacar a un remoto segundo lugar. 2. Los datos proporcionados por los principales encuestadores son menos que imprecisos y se equivocan al colocar al segundo lugar tan lejos del primero, dando la razón a la encuesta del Periódico Reforma[3], que colocó a AMLO a 4 puntos de EPN. 3. Las encuestas mandadas a hacer por el puntero y su partido les advierten que el supuesto segundo lugar ya no es tal y que está a punto de alcanzar, incluso rebasar, a su candidato en las preferencias de la ciudadanía. En este caso, es interesante observar como la misma JVM, que afirma estar en empate técnico con AMLO, se lanza ferozmente a denostar al candidato de las izquierdas, en lugar de sólo ocuparse del declarado puntero. ¿Es acaso que sus encuestas le indican que ya cayó al tercer lugar y que si no hace algo extraordinario no podrá ya salir de ahí?
Si la lógica no miente y si la evidencia fáctica  -el enorme sentimiento anti-Peña que se ha  desencadenado o hecho evidente, a partir del ahora llamado “Viernes negro”, o M-11 (mayo 11) en la Ibero-, tampoco lo hace, la tercera es la respuesta más consecuente con un análisis serio del contexto político actual.
Pero, el ataque a López Obrador no es sólo obra de la casualidad ni de una coyuntura electoral, ni  siquiera es personal, es algo mucho más profundo, forma parte de la oculta intención de las élites en México, y fuera de él, para no dejar llegar a la Presidencia de la República a un candidato de izquierda, pero sobre todo a uno que se ha opuesto abiertamente a las prácticas corruptas, antipatriotas y absolutamente inequitativas de un grupo de personas que han hecho de los recursos que a tod@s pertenecen botín de unos cuantos. Esta situación no es menor toda vez que supone que las necesidades, problemas, demandas, incluso el presente y el futuro de millones de personas en este país han sido subordinados a los intereses de una élite nacional-mundial, ligada directamente a los grandes corporativos, que ha llevado a sus últimas consecuencias la lógica del nuevo capitalismo que supone la búsqueda de ganancias  a cualquier precio, convirtiendo incluso a todo tipo de vida: humana, animal, vegetal, mineral, en una mercancía susceptible de ser vendida, comprada, marcada, traficada, asesinada[4]. Más aún, aquellos seres humanos que no producen algún tipo de ganancia con su trabajo “libre” o que no son captados por los grupos delincuenciales que los someten a explotación forzada (sexual o laboral), son absolutamente excluidos del circuito capitalista y se les deja morir por omisión. Condenados a su suerte, millones de personas en México y el mundo mueren de hambre ante nuestra mirada indiferente; otros tantos llevan una vida miserable, sumidos en una horrible pobreza, mientras que los que logran escapar de esa dura realidad enfrentan día con día el riesgo del empobrecimiento, la inseguridad y la violencia generadas por una enorme desigualdad social. “El orden del mundo capitalista actual, no sólo es asesino porque mata, sino que también es absurdo, porque mata y mata sin necesidad”[5].
Es así que en estas elecciones se enfrentan claramente dos proyectos: el neoliberal, que es el que ha estado en funcionamiento de 1982 a la fecha (con los gobiernos del PRI y el PAN) y que tiene en el fondo esa lógica capitalista mencionada arriba; y un segundo proyecto, a partir del cual se busca reducir la enorme brecha de desigualdad que pone a México al borde de un conflicto social de grandes magnitudes. En este contexto, la guerra sucia en contra del candidato de las izquierdas forma parte de una bien estructurada estrategia a partir de la cual se pretenden mantener las condiciones necesarias para continuar con la maximización de las exorbitantes ganancias económicas del 1% de la población. Para lograrlo han reactivado algo que Michael Foucault denominó “dispositivo de poder” y que en corto se entiende como un conjunto de discursos, instituciones, disposiciones arquitectónicas, decisiones reglamentarias, leyes, medidas administrativas, enunciados científicos; proposiciones filosóficas, morales, filantrópicas, en síntesis, tanto lo dicho como lo no dicho;  una especie de formación que, en un momento histórico dado, ha tenido como función principal la de responder a una urgencia. “El dispositivo tiene pues una función estratégica dominante”[6], para mantener un cierto orden de cosas.  
En el caso aquí expuesto, este dispositivo se compone de los discursos desarrollados en spots, comentarios en prensa escrita, programas de radio y televisión, primeras planas en periódicos con información falseada, mensajes en redes sociales como Facebook y Twitter; opiniones vertidas en programas de análisis político donde se sostiene en contra de toda evidencia fáctica que EPN sigue siendo el candidato con la ventaja mayor sobre sus contendientes con la intención de influir sobre las percepciones de los sujetos a partir de sostener ideas recurrentes y sembrar en la ciudadanía la certeza de que la elección del próximo presidente de la República ya está resuelta, intentando persuadirlos para votar por “el ganador” o no votar cuando el razonamiento lógico sería “para qué voto si ya se sabe quién va a ganar y no hay nada que yo pueda hacer para cambiar las cosas”, el famoso sentimiento de inevitabilidad[7]. En este sentido las encuestas, que también juegan en la elección, abonan a fortalecer este sentimiento. A esto agregan, a partir de supuestos análisis imparciales, una afirmación: si AMLO gana no habrá protestas, pero si pierde, como no es un buen perdedor ni un buen demócrata con toda seguridad afirmará que se le hizo fraude. Con esto pretenden descalificarlo y quitarle de antemano los argumentos que le permitan defenderse en caso de que un nuevo fraude electoral tenga lugar[8].
La manipulación de las percepciones no es el único instrumento con el que cuentan quienes pretenden mantener el statu quo. La construcción de la imagen telenovelera de su candidato, unida a supuestas virtudes como el carisma, la simpatía, la bondad y su sobreexposición en programas televisivos de gran audiencia, es otro de ellos. A todo esto hay que añadir la permanencia de viejas prácticas partidistas como la compra y coacción del voto, la intimidación, el acarreo, la fabricación de simpatizantes, el derroche de recursos económicos para cubrir los gastos que todo esto supone, etc. Un Instituto Federal Electoral (IFE) que no parece tener los suficientes elementos legales, incluso el  interés, para vigilar no sólo que las elecciones se lleven a cabo con transparencia, sino para frenar los excesivos gastos y las violaciones a la ley en las que incurre de manera reiterada el partido del candidato priísta. Habrá que recordar la cuestionada actuación de esta misma institución en las elecciones del 2006, comenzando por mencionar que su presidente, Luis Carlos Ugalde, era compadre de Felipe Calderón Hinojosa y que no sólo ignoró las anomalías que se dieron en muchas de las casillas durante la jornada electoral, sino que influyó de manera directa en la negativa a contar nuevamente los votos.
Pero si hablamos de un dispositivo de poder, a las estrategias de uno de los más poderosos grupos fácticos encabezado por las dos grandes televisoras y de los partidos políticos, PRI, PVEM, PAN y PANAL, hay que añadir a otros grupos de interés como ciertos grupos empresariales, la Iglesia, el Ejército, incluso el narco y la delincuencia organizada que también juegan en esta elección, todos movilizados para tratar de imponer sus propios intereses a partir de apoyos concretos como las donaciones en dinero o en especie, la movilización y manipulación de las conciencias, etc.
Todos se organizan en torno a un mismo objetivo -utilizando todo tipo de recursos: dinero, discursos, amenazas, leyes y medidas administrativas aplicadas a unos y otros no, espacios arquitectónicos utilizados para ensalzar a uno y denostar a otro, comparaciones con mandatarios de otros países, la amenaza de una crisis económica, burlas, descalificaciones, ridiculización, la influencia de líderes de opinión en todos los ámbitos de la vida social, espionaje, intimidación, etc.- defender el statu quo, para lo cual acuden a los más profundos valores personales y nacionales al tratar de convencer a la población, en especial a la que vota, de que López Obrador es un peligro para México, induciéndolos de nuevo al voto del miedo.
En el artículo “Sociedad dividida” que me publicó la Revista Foro Multidisciplinario UIC, de la Universidad Intercontinental, tuve oportunidad de analizar los hechos previos a la elección presidencial del 2006, así como sus resultados. Hoy encuentro grandes coincidencias en los sucesos que se dieron entonces cuando AMLO se separó visiblemente de su más cercano competidor, por lo que puedo afirmar que en las últimas dos semanas se ha reeditado la campaña negra en contra de éste y que en las poco más de dos semanas que restan para las elecciones dicha campaña se profundizará hasta niveles extraordinarios, la razón: hay que pararlo a como dé lugar. Lo  preocupante en este caso no es que de pronto en las campañas políticas las y los contendientes se lancen acusaciones y traten de mostrar las debilidades de su opositor, como ocurre en cualquier democracia, sino la serie de eventos a partir de los cuales se genera una contienda inequitativa, quitando a uno de los candidatos prácticamente la oportunidad de competir de manera democrática y transparente por el puesto en cuestión y a la ciudadanía la posibilidad de elegir libremente a quien ha de gobernarla.
Ante la organización y fuerza de las élites política y económica que pretenden decidir quién será el próximo presidente de la República se impone por necesidad la resistencia pacífica de una ciudadanía obligada a superar ese sentimiento de inevitabilidad, a informarse, a denunciar todo intento por inclinar la balanza hacia uno de los candidatos, a votar, a tomar acciones para cuidar que las elecciones sean limpias y que respondan efectivamente a la voluntad de los cerca de 80 millones de personas que están en posibilidad de ejercer su derecho ciudadano a elegir a quien ha de gobernarlas por los próximos seis años.


    
[4] Voces contra la globalización http://www.youtube.com/watch?v=HrS3goWqh6c

[5] Voces contra la globalización: un mundo desigual 1 http://www.youtube.com/watch?v=j5UYOFg2H1w&feature=mr_meh&list=PLC994F61F44D56B63&lf=results_video&playnext=0  (Nota: cuando el video termine da click en play para ver la continuación del mismo)
[6] “Contestación al Círculo de Epistemología”, en El discurso del poder, Folios Ediciones, 1985, pp. 184-185.
[7] Barrington Moore, en su libro La injusticia: bases sociales de la obediencia y la rebelión, hace un interesante análisis de este sentimiento y sus consecuencias. La ficha completa es: México, Instituto de Investigaciones Sociales-UNAM, 1989.
[8] Al respecto consultar mi artículo “Sociedad dividida”, Foro Muldisciplinario UIC, No. 2, Universidad Intercontinental, Octubre-Diciembre, 2006. Mismo que adjunto a este escrito en versión PDF.

25 de mayo de 2012

“YO SOY 132”: DECLARATORIA Y PLIEGO PETITORIO


La situación en la que se encuentra México exige que las y los jóvenes tomemos el presente en nuestras manos, es momento de que luchemos por un cambio en nuestro país, es momento de que pugnemos por un México más libre, más próspero y más justo.
Queremos que la situación actual de miseria, desigualdad, pobreza y violencia sea resuelta.
Las y los jóvenes de México creemos que el sistema político y económico no responde a las demandas de todos los mexicanos.
Los estudiantes unidos de este país creemos que una condición necesaria para corregir esta situación consiste en empoderar al ciudadano a través de la información, ya que ésta nos permite tomar mejores decisiones políticas, económicas y sociales. La información hace posible que los ciudadanos puedan exigir y criticar de manera fundamentada a su gobierno, a los actores políticos, a los empresarios y a la sociedad misma. Por eso, “Yo Soy 132″ hace del derecho a la información y del derecho a la libertad de expresión sus principales demandas.
Hoy los jóvenes de México hemos encendido una luz en la vida pública del país. Asumamos este momento histórico con valentía e integridad. No esperemos más, no callemos más, los jóvenes decimos ¡Presente!
A los medios de comunicación nacionales e internacionales, a las instancias competentes del gobierno, a la sociedad mexicana en general, el movimiento “Yo Soy 132″, declara: Primero, somos un movimiento ajeno a cualquier postura partidista y constituido por ciudadanos, por lo tal no expresamos muestras de apoyo o rechazo hacia ningún candidato político.
Nuestros deseos y exigencias se centran en la defensa de la libertad de expresión y del derecho de información de los mexicanos.
Nuestra preocupación se deriva del estado actual de la prensa nacional y los medios de comunicación, así como de su papel político en el contexto democrático.
Segundo, “Yo soy 132″, no representa a ninguna institución pública de educación superior, ni privada, su representación depende únicamente de los individuos que se suman a esta causa ya que se articulan por medio de los comités universitarios.
Tercero, el movimiento “Yo Soy 132″ a través de la deliberación interuniversitaria democrática, cuenta ya con principios generales que guían su causa, así como estatutos que aseguran la participación de los individuos ya de los grupos que los hacen suyos.
En esencia, nuestro movimiento busca la democratización de los medios de comunicación, con el fin de garantizar información transparente, plural e imparcial para fomentar una consciencia y pensamiento críticos.
Es por eso que, exigimos competencia real en el mercado de medios de comunicación, en particular a lo referente al duopolio televisivo.
Exigimos hacer del acceso a Internet un derecho constitucional efectivo en los términos que establece el Art. 1 de nuestra Carta Magna.
Exigimos la instalación en todos los medios informativos radio, televisión y medios impresos, civiles que defiendan el interés público, como lo son la publicación de un Código de Ética del manejo informativo y la instauración de un ombudsman.
Exigimos someter a concurso producciones para los canales públicos permisionarios a las distintas escuelas de Comunicación.
Exigimos abrir el debate entre los jóvenes y los medios de comunicación sobre las demandas aquí expuestas.
También exigimos garantizar la seguridad de todos los integrantes de este movimiento, de quienes se expresan libremente en el país y en particular de aquellos periodistas que han sido alcanzados por la violencia.
Además expresamos nuestra absoluta solidaridad con las personas que en los próximos días han sido reprimidas por manifestar libremente sus ideas en distintos Estados de la República Mexicana.
Como demanda inmediata exigimos la transmisión en cadena nacional del debate de los candidatos a la Presidencia de la República. Y no encontramos en esto una imposición a las audiencias privilegiadas, sino como forma de garantizar el derecho de elegir ver o no a quienes hoy no cuentan con esa posibilidad.
Universitarios, jóvenes y ciudadanos de la República Mexicana, este movimiento los convoca a organizarse y sumarse y hacer suyo este Pliego Petitorio.
Por una democracia auténtica, “Yo Soy 132″.

28 de abril de 2012

DECÁLOGO PARA VOTANTES: EN ESPECIAL MUJERES, JÓVENES E INDECISOS



Por: Ivonne Acuña Murillo


2012 es un año crucial para la historia de México: mexicanos y mexicanas elegiremos al próxim@ Presidente de la República; 128 Senadores (3 por cada estado y el Distrito Federal); 500 Diputados Federales (300 por mayoría relativa y 200 por representación proporcional), 6 Gobernadores, incluyendo al Jefe del Distrito Federal y 583 cargos municipales. Pero no es el nivel -federal, estatal y municipal- o la cantidad de gobernantes a elegir lo que hace de ésta una fecha significativa. El 1 de julio nuestra decisión en torno a quien ha de gobernarnos y representarnos determinará el rumbo que el país seguirá en los próximos seis años y no sabemos cuántos periodos más. El sexenio que viene no será uno entre otros pues apremian soluciones, urge un proyecto de nación digno de ese nombre, que nos asegure que se resolverán problemas tan acuciantes como:
a)     La enorme corrupción política y social que atraviesa el país de lado a lado y de arriba hacia abajo y que hace posible que muchos políticos desvíen grandes cantidades de recursos y se enriquezcan a costa de la población y no inviertan en programas sociales, económicos, de investigación, etc. prioritarios y que, en muchos casos, sean cómplices de narcos y delincuentes en delitos tan graves como la trata de personas, la explotación sexual de mujeres, niños y niñas, la esclavitud con fines laborales de hombres y mujeres, por mencionar sólo los delitos más conocidos y en los que México se coloca como uno de los principales países en el mundo en los que tienen lugar. Que esos mismos políticos nos brinden servicios a precios del primer mundo con salarios del tercer mundo como la gasolina y la electricidad. Que se apropien de los recursos que a todos y todas pertenecen, que los vendan a las grandes corporaciones que no fomentan la competencia pues son gigantescos monopolios que a la larga pretenden apropiarse de todo, hasta del aire que respiras[1]. Que permitan que grandes empresarios nos vendan productos no sólo dañinos para la salud sino a precios exorbitantes, que nos ofrezcan algunos de los servicios más caros del mundo como las tarjetas de crédito, los servicios de telefonía, etc.; que nos vendan productos cuyo precio sube a la par que baja la calidad; que ofrezcan los llamados “productos milagro”, sin que el gobierno defienda nuestros intereses como consumidores.
b)     La pobreza y la desigual e inequitativa distribución de la riqueza ya que 52 millones de personas en México se encuentran en situación de pobreza, 28 millones sufren pobreza alimentaria, 11.7 millones son pobres extremos[2], a pesar de las cuentas alegres de quien gobierna. Estas cifras contrastan con el hecho de que en el mismo país vive el hombre más rico del mundo[3].
c)     El desempleo adulto (de 30 años en adelante) y juvenil (de 15 a 29 años) (alrededor de 7 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan[4], los llamados “Ni-nis”, ya porque no tienen oportunidad, ya porque saben que estudiar no les garantiza conseguir un “trabajo decente”[5],. De manera que muchos de ellos y ellas buscan salidas en las filas del narcotráfico y la delincuencia organizada, incluso como una cuestión aspiracional, en lugar de resignarse a una vida llena de carencias y limitaciones.
d)    La inseguridad, la violencia, la impunidad y los delitos cometidos por los narcotraficantes y la delincuencia organizada, como la venta de drogas, de armas, la trata de personas (cuyas víctimas son en su mayoría, 80%, mujeres y niñas[6]), los tres negocios más redituables del mundo. Otro de ellos, el secuestro, que daña a la persona, su familia y su patrimonio y que en muchos casos termina con el asesinato de la persona secuestrada[7].
e)     El control que ya ejerce el narcotráfico y la delincuencia organizada sobre importantes lugares de nuestro territorio[8], sin que los gobiernos, municipal, estatal o federal sean capaces de proteger a la ciudadanía y a las y los habitantes de esas plazas, quienes en muchos de los casos han decidido abandonar sus hogares ante la falta de seguridad[9].

Los anteriores son sólo algunos de los problemas más apremiantes.

POR TODO LO DICHO AQUÍ Y LO NO DICHO, VOTAR EN 2012 SE CONVIERTE EN UN ASUNTO VITALMENTE IMPORTANTE, POR LO QUE TE PROPONGO ATENDER EL SIGUIENTE DECÁLOGO.

1. NO VOTES por una mujer, un joven, un guapo, un maduro, un profesor por el sólo hecho de serlo, ni por lo que dicen de sí mism@s o lo que prometen.
2. NO VOTES por las figuras televisivas, por el “bueno” de la telenovela, por el príncipe azul, por el novio de la estrella, sin analizar sus posibilidades y desempeño anterior.
3. NO VOTES por el que supuestamente va a ganar, sólo por no perder. No te dejes influenciar por las encuestas y votes por quien afirman va ganando al creer que no hay nada que hacer y que votes o no de todas maneras va a ganar, pues con seguridad ganará sí no votas. No votes aplicando una estrategia aleatoria como “De tin marín….”, ni por el mismo sólo porque con él o ella “ya sabes a qué atenerte”, algo así como “más vale malo por conocido que bueno por conocer” anulando toda posibilidad de un cambio. Recuerda que tu voto siempre será una posibilidad para cambiar las cosas y que las encuestas marcan supuestas tendencias y no el resultado final.
4. NO VOTES por alguien sin conocer su trayectoria personal, familiar y política. No olvides que los valores personales o la falta de éstos inciden directamente en la forma de gobernar. No olvides tampoco que la gran mayoría de los que ya han gobernado o pretenden gobernar acostumbran no cumplir sus promesas.
5. NO VOTES por alguien sin saber cuál es su proyecto de gobierno y sus propuestas en torno a los principales problemas que aquejan a México, recuerda que éste también es tu país y que su suerte es la tuya.
6. VOTA después de haber analizado con cuidado a cada una o uno de los candidatos  y a las personas que formarán su equipo o lo están apoyando para llegar a la Presidencia de la República.
7. VOTA después de haber analizado con cuidado a cada uno de los partidos que este año proponen candidatos y candidatas a gobernadores, funcionarios municipales, diputados, diputadas, senadores y senadoras y a ést@s mism@s.
8. VOTA de manera diferenciada (un partido para la Presidencia, un partido para Diputados, otro para Senadores), a menos que estés convencid@ que un sólo partido puede resolver los principales problemas que enfrenta el país, sólo entonces vota en cascada (presidente, diputados y senadores de un mismo partido).
9. VOTA con la conciencia de que la persona y/o partido que elijas incidirá directa e irremediablemente en tu vida cotidiana. Que sus decisiones afectarán y por mucho tiempo tu vida, la de tu familia, amig@s, vecin@s, conciudadan@s, país.
10. VOTA con responsabilidad y no sólo pensando que votar es tu obligación sino tu derecho, cuyo ejercicio te confiere la calidad de ciudadan@. De otra manera, votar por votar, sin reflexionar en torno a la mejor opción, sin informarte, sin pensar en los pros y los contras, te convierte en cómplice  y apoyador de los malos gobernantes. Al votar por votar o no votar rechazas tu condición de ciudadan@, para convertirte en un títere de los políticos y sus proyectos personales y de grupo.



Y RECUERDA,
HOY MÁS QUE NUNCA, TU VOTO ES IMPORTANTE,
NO SE LO DES A CUALQUIERA,
NO LO ANULES, NO LO DEJES EN BLANCO,
NO DEJES DE VOTAR.
SI NO VOTAS,
TAL VEZ INDIRECTAMENTE
ESTARÁS ELIGIENDO
AL PARTIDO POR EL QUE NUNCA VOTARÍAS
¡TÚ DECIDES!


[5] Para la Organización Internacional del Trabajo éste es aquel que “[…] resume las aspiraciones de la gente durante su vida laboral. Significa contar con oportunidades de un trabajo que sea productivo y que produzca un ingreso digno, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración a la sociedad, libertad para que la gente exprese sus opiniones, organización y participación en las decisiones que afectan sus vidas, e igualdad de oportunidad y trato para todas las mujeres y hombres” (http://www.ilo.org/global/topics/decent-work/lang--es/index.htm)